Calendario Escolar 2017/2018

Alta Edad Media

(Almorávides)

Aunque al-Andalus se fragmenta en numerosas taifas, sólo subsistrán las poderosas: Badajoz, Zaragoza, Toledo, Granada y Sevilla. Al morir Sapur (1022), fundador de la Taifa de Badajoz, el regente Ibn al-Aftas al-Mansur (1022-1045) usurpa el poder a los hijos. El reino aftasí, desde el Duero hasta Sines, Beja y Aroche, será la taifa más importante. Badajoz y Sevilla mantienen serias disputas. Defendiendo Beja, el hijo del aftasí es apresado por los sevillanos hasta el 1030. Ese año, reparan las murallas y torres de la alcazaba de Badajoz. Ibn al-Aftas embosca en un desfiladero a los sevillanos.

Al-Muzaffar (1045-1068) sucede a su padre y será un buen soberano, mecena de artistas e incansable escritor, muy elogiada fue su voluminosa enciclopedia. Fernando I ocupa Lamego, Viseo, Gouveia, Seia, Coimbra y, cuando Santarem se rendía, llega al-Muzaffar y los cristianos se retiran a cambio de dinero.

Le suceden sus hijos Yahya, que muere pronto (1072) y Umar al-Mutawakki. En Badajoz se levantan grandes edificios y una munya (jardín de esparcimiento). Alfonso VI conquista Coria (1079) y Toledo (1085), y las taifas solicitan ayuda a los almorávides, fanáticos saharianos.

Los almorávides de Yusuf ibn Tasfin, con tropas de varias taifas, llegan a Badajoz. Alfonso VI baja desde Coria con un numeroso ejército y es derrotado en la encarnizada batalla de Sagrajas (1086). Yusuf se apodera de las taifas. Umar, rey de Badajoz, pide ayuda a Alfonso VI y le entrega Lisboa, Santarem y Sintra (1093). Finalmente aliados de Yusuf escalan la Alcazaba y dan muerte al último aftasí (1094). La intransigencia almorávide hace huir a los últimos mozárabes.

Cerca de Sagrajas, el nieto de Yusuf vence a nobles salmantinos que habían conseguido un buen botin en Badajoz (1134). El lusitano Alfonso Enriquez derrota a los almorávides (1139) lo que da pie a la formación de Portugal. Por su parte, Sidray se proclama señor de Badajoz. El año 1142, Alfonso VI reconquista Alkarika (Coria) y restablece su obispado. La decadencia almorávide coincide con su declive en el norte de África por la expansión de los almohades.