Calendario Escolar 2018/2019

Baja Edad Media

(Tardorrománico)

Extremadura se incorporó tardíamente al entorno de los reinos cristianos y, además, lo hizo como zona fronteriza entre Portugal, León, Castilla y el Reino Almohade. Esta circunstancia motivó que no conservemos en la región expresión alguna del románico pleno. Con retraso, cuando otras concepciones plásticas estaban en pleno apogeo en Europa y en el Centro-Norte Peninsular, Extremadura vivió la eclosión de un románico tardío en el siglo XIII, mezclado ya con elementos de la corriente artística en boga: el gótico.

Como tal zona de frontera, las obras arquitectónicas fueron de carácter militar, bien fortalezas erigidas por las propias órdenes militares, por los señoríos laicos o los propios concejos. En ese sentido, buenos ejemplos son ciudades fortificadas como Plasencia (Reino de Castilla), o Galisteo (Reino de León), o que conservan trazas de un urbanismo medieval, como Hoyos o Garrovillas.

Los obispados de Plasencia y Coria inician el proceso constructivo de sus catedrales inspirándose en precedentes románicos, así la influencia de la catedral románica de Salamanca sobre la placentina es evidente. Esta última ciudad se plaga de edificios religiosos que mezclan lo gótico y lo románico: San Nicolás, San Martín, La Magdalena..., pero también civiles, como el Palacio de los Monroy. Plasencia irradia, a su vez, su influencia sobre Medellín o Trujillo.

Dentro de la órbita de las órdenes militares, Burguillos, Jerez de los Caballeros o la propia Mérida albergan edificios religiosos con este singular arcaísmo. Mosaterios y templos conservan algunas piezas muebles de estas fechas: Vírgenes que sirven de trono a su Hijo y Cristos Crucificados de expresión serena, sin apenas torsión por el dolor, tan propios del románico, se adoraron en estos templos.