Calendario Escolar 2017/2018

Baja Edad Media

(Gótico)

Con obispados y órdenes militares poderosos, así como una nobleza ambiciosa embarcada en edificar y decorar sus residencias palaciegas, se prodiga en Extremadura durante casi tres siglos (desde el siglo XIV hasta bien entrado el XVI), el Gótico. Durante este período se erige la catedral de Badajoz o se modifican y amplían sustancialmente las seos de Plasencia y Coria, igualmente se inicia un proceso de construcción de multitud de iglesias parroquiales a las que hay que dotar de retablos y mobiliario de culto.

Se afincan en la región diversas órdenes religiosas que erigen numerosos conventos. Así la Orden de los Jerónimos encarga la construcción del Monasterio de Guadalupe, máxima expresión del gótico ejecutado por maestros de obra y alarifes moriscos: el mudéjar. Junto a las catedrales y en ciertos enclaves monásticos se crean talleres, como es el caso de Guadalupe, que contó con buenos y prolíficos obradores, uno de ilustración para libros (miniados), y otro de bordados.

Tan numerosa clientela requiere obras de artistas extranjeros o bien se generan talleres con maestros nacidos o formados en Flandes o Alemania o bien los maestros locales asimilan modelos de focos artísticos, como el que surge en torno a las catedrales de Toledo y Salamanca (con arraigo en la provincia de Cáceres), y de Sevilla (que influye, sobre todo, en la zona meridional de la provincia de Badajoz).

Se tallan numeroso cristos crucificados, retorcidos y dolientes, o sillerías para los coros de catedrales y monasterios; se esculpen y pintan retablos de clara influencia flamenca; se realizan esculturas funerarias para decorar los sepulcros de grandes personajes del momento; las sacristías de las iglesias se enriquecen con piezas de orfebrería (cálices, custodias, arcas...), que imitan estructuras arquitectónicas típicas del gótico y, en ocasiones, también se esmaltan.