Calendario Escolar 2018/2019

Edad Moderna I

(Carlos I)

Los denominados Austrias Mayores, Carlos I (como Rey de España, o V como Emperador de Alemania) y Felipe II unieron a su persona el gobierno de cuantiosos territorios (algunos muy extensos), que sólo compartían un nexo común: el monarca. En lo demás cada reino conservó sus sistemas jurídicos, tanto públicos como privados.

Sin embargo, la progresiva hispanización de un alemán como Carlos confluyó en su deseo de regentar todos estos territorios desde España (hasta retirarse y morir en un perdido rincón de este Reino: Yuste). Esa hispanización procuró un novedoso sistema de gobierno, a pesar de mantener el monarca, a la usanza medieval, una corte móvil, despachando con los súbditos en audiencias públicas. Ese sistema se sustentó sobre los Consejos (generalmente trece), que por delegación de la Corona decidían grandes asuntos administrativos y algunos judiciales. En lo que se refiere a Extremadura, nos afectaban especialmente los Consejos de: Estado, Guerra, Hacienda, Inquisición, Castilla, Portugal (adscrita a la monarquía española con Felipe II fruto de las políticas matrimoniales), y Órdenes Militares. Para asuntos concretos y, por lo general, de duración limitada, se establecieron la Juntas.

Extremadura, que no contaba con grandes urbes, tuvo durante todo el siglo XVI que confiar sus intereses en la ciudad de Salamanca, que contaba con voto en Cortes. Finalmente, para dirimir pleitos entre particulares e instituciones, había que acudir a las Reales Chancillerías de Valladolid y Granada. Con estas pinceladas queda dicho cuál era el peso que, en la administración del Imperio, tuvo Extremadura.