Calendario Escolar 2018/2019

Edad Moderna I

(Plateresco)

Extremadura fue el territorio donde confluyeron en el transcurso del siglo XVI, también en lo artístico, muchas tendencias. Permanecieron multitud de elementos góticos y mudéjares fundiéndose con las nuevas premisas del Quatroccento italiano o bien con la estética clasicista (animada por los hallazgos arqueológicos de Mérida o Cáparra así como por las colecciones de antigüedades alentadas por los grandes nobles que ejercieron, al dictado de la moda, como mecenas).

El plateresco es una de esas corrientes artísticas imprecisas y eclécticas, fruto de maestros y escuelas que trabajaron en Extremadura, fueran o no autóctonos, surgido en un momento de estabilidad general. Se manifiesta, sobre todo, en la decoración arquitectónica de fachadas de edificios, tanto civiles como religiosos, de nueva planta como en los ya existentes sobre los que se abordan grandes reformas; también se manifiesta en la ornamentación de los retablos o en la orfebrería. Medallones, orlas, exhuberantes hojarascas que semejan las obras de plateros que son característicos de este estilo.

Destacan en el plateresco extremeño los programas desarrollados en algunas fachadas de la catedral de Plasencia (especialmente la denominada principal, obra de Juan de Álava y de Gil de Hontañón), en el llamado Balcón de las Reliquias de la catedral de Coria o en la portada de acceso al coro desde el claustro mudéjar en el Monasterio de Guadalupe.