Calendario Escolar 2017/2018

Edad Moderna II

(Siglo de Oro)

Como en el arte, el Barroco literario buscó impresionar, afectar al lector con todo tipo de recursos: distorsionando las formas, condensando los conceptos o haciendo de los textos un alarde de complejidad. Recursos y artificios literarios que ya se usaban durante el Renacimiento, como la metáfora, se utilizan ahora con abundancia, dando lugar a ciertos estilos poéticos, como el gongorismo (hijo de la genialidad de Luis de Góngora), o el conceptismo (cuyo mejor exponente es Francisco de Quevedo).

Existió, por otra parte, una gran preocupación religiosa ya desde el siglo XVI, vigente aún en el Barroco, que da lugar a la proliferación de grandes tratadistas de teología y, sobre todo, a la eclosión de poetas de corte ascético.

En lo que se refiere a la novela, en el XVII alcanza su apogeo la novela picaresca, con su visión burlona y sombría de la condición humana.

Sin abandonarse otros géneros y subgéneros como el ensayo o la novela alegórica, sin embargo es el teatro el género por excelencia del siglo XVII y el más popular.

En producción literaria y científica de la época no faltaron creadores extremeños destacados. Así poeta ascética fue Luisa de Carvajal y Mendoza, frente a la llerenense Catalina Clara Ramírez de Guzmán, la cantora al amor y los temas cotidianos. El poema épico y heroico fue el campo creativo del zafrense Cristóbal de Mesa, mientras su paisano, Pedro de Valencia, hizo ensayos acerca de temas variados, pero siempre con la fina ironía propia del conceptualismo quevedesco. No hay que olvidar la abundancia de autores que centraron su labor en la historia, ya sea de la región como de alguno de sus obispados o ciudades, o de la genealogía y memoriales de los linajes de la región y, caso singular en Extremadura, obras dedicadas para aleccionar a los pueblos de frontera (tanto de Portugal como de España), sumidos en una guerra que parecía interminable. Finalmente señalar a Gonzalo Korreas, autor cuya obra estuvo centrada en serios estudios dedicados a la filología y la fonética castellanas.