Calendario Escolar 2018/2019

Edad Moderna II

(Barroco)

Las guerras con Portugal y su situación cada vez más alejada de los centros de decisión hacen de Extremadura una región atípica dentro del Barroco. Sin embargo, existieron grandes demandantes –aunque no cuantiosos–, de obras de arte, como es el caso del Monasterio de Guadalupe, los obispados, conventos y ciertas parroquias. Por tal motivo el Barroco extremeño es esencialmente religioso.

Extremadura, como en muchas otras facetas culturales de aquellos siglos, queda a caballo entre dos esferas de influencia: Castilla, cuya ascendencia es más que evidente en la provincia de Cáceres y parroquias de la diócesis de Plasencia insertas en Badajoz, y Andalucía, de la que la Baja Extremadura no deja de ser una extensión artística.

Salvo el caso del pintor Zurbarán o los escultores-entalladores emeritenses Francisco Morato y Salvador Muñoz. La obra artística del XVII en Extremadura estuvo capitalizada por autores foráneos: el salmantino Manuel de Larra Churriguera puede citarse como ejemplo más destacado entre los arquitectos, mientras que en la escultura trabajan en Extremadura y crean escuela personajes como Blas de Escobar, el hispalense Juan Martínez Montañés o los castellanos Giraldo de Merlo o Gregorio Fernández.

En el transcurso de las primeras décadas del XVII en la región se erigieron edificios clasificables como tardo-renacentistas y es en las grandes reformas y ampliaciones de los grandes conjuntos ya existentes donde se manifiestan, en todo su esplendor, las corrientes barrocas, como es el caso del camarín de la Virgen en el Monasterio de Guadalupe.

El gran esfuerzo de los encargos no se centró tanto en la edificación de nuevos edificios como en la dotación de mobiliario y ornato de las grandes construcciones erigidas en la centuria anterior. El encargo de objetos litúrgicos dio lugar a la creación en Extremadura de talleres de orfebrería –especialmente para el trabajo de la plata–, afincados en Llerena, Jerez, Zafra, Mérida, Trujillo, Cáceres, Coria y Plasencia.