Educarex

Junta de Extremadura
 
Acceso
 

Resultados de la búsqueda


Cargando resultados...


“Paréceme, Sancho, que no hay refrán que no sea verdadero, porque todos son sentencias sacadas de la mesma experiencia, madre de las ciencias todas.”

Miguel de Cervantes (1547-1616) Escritor

InicioTestimonios de una vidaAño 2022Juan José Rodríguez Terrón

Juan José Rodríguez Terrón

 

Soy profesor

 

Los ingenieros construyen carreteras, puertos y puentes. Los arquitectos construyen casas y edificios enormes. Los científicos investigan y hacen grandes descubrimientos.

Los profesores construimos personas.

No hay profesión más hermosa. ¡Y qué gran responsabilidad la de formar personas!

Sí. Me considero un privilegiado.

Recientemente perdí a mis padres. Ahora tampoco tengo alumnos ni alumnas. Ya no soy profesor. Es lo que tiene llegar a la edad de la jubilación, la edad de las grandes despedidas.

Sí. Echo de menos a mis queridos alumnos y alumnas. ¡Vaya si los echo de menos! Casi tanto como a mis propios padres.

En 1986 me convertí en un nuevo y flamante profesor de EF de un nuevo y recién creado Cuerpo de Profesor Agregado de EF de Bachillerato. Antes de 1985 los profesores de EF eran una mezcla variopinta y heterogénea de diversos profesionales entre los que se encontraban médicos jubilados, militares retirados, personal del Frente de Juventudes, tanto de la Sección Femenina como de la Academia José Antonio, etc.

Durante esos primeros años fui conviviendo y sustituyendo a antiguos profesores de EF reliquias del pasado, últimos vestigios del franquismo. He de decir que tuve la suerte de encontrar compañeros llenos de entusiasmo, siempre dando lo mejor de sí. En esos años ochenta se produjo una auténtica transición y un auténtico relevo generacional.

Y ahí estaba yo, luchando como Don Quijote de la Mancha contra los molinos de viento, vestigios de un pasado que todavía se mostraba muy vivo y muy presente. Demasiado real para ignorarlo y demasiado fuerte para hacerle frente en solitario. Y así, llegó la primera “macro huelga” de la educación.

El curso 1986-1987 fue uno de los cursos más revueltos de la historia de la educación en España. Los institutos de educación secundaria de todo el país quedaron paralizados. Pero en 1986 no se estaba gestando una simple huelga. Estábamos asistiendo a una revolución.  Un cambio tan necesario que todos (al menos eso es lo que yo recuerdo), todos, nos subimos al carro. Fue una experiencia mágica, grandiosa, irrepetible. Compañeros durmiendo en los colegios porque no podían pagar el alquiler de sus casas, comedores abiertos en los institutos porque muchos profesores no llegaban a fin de mes. Solidaridad extrema. Después de esa huelga todo cambió en la educación de España. Fue un antes y un después. Un punto de no retorno.

Los años pasan, los gobiernos pasan, las leyes pasan. Felipe González, José María Aznar, Zapatero, Rajoy, Pedro Sánchez.  1985 LODE (PSOE) 1990 LOGSE (PSOE) 1995 LOPEG (PSOE) 2002 LOCE (PP) 2006 LOE (PSOE) 2013 LOMCE (PP) 2020 LOMLOE (PSOE).

Pero hay algo que nunca pasa: el profesor, los alumnos, los padres, los compañeros.

He tenido que llegar a la edad de la jubilación, la edad de las grandes despedidas, para  darme cuenta de algunas cosas importantes. Demasiado tarde quizás.

Ahora me he dado cuenta que podría haber agradecido más.

Esos padres y madres que todos los días nos dejan a sus queridos hijos e hijas para que nosotros, los profesores, los acompañemos y los guiemos en el mundo de la cultura, del arte, de la ciencia, del deporte, de la salud. Esos padres nos están dejando lo más preciado y valioso, nos están dejando a sus propios hijos. GRACIAS.

Y, sobre todo, el gran privilegio de convivir todos los días con los jóvenes, tan llenos de vida, tan llenos de posibilidades, tan llenos de energía. GRACIAS

Ahora dedicaría más tiempo a las cosas realmente importantes. Escuchar más y mejor. Acompañar. Atender. Entender. Ver a las personas como seres humanos y no como estudiantes que forman parte de un engranaje, de una maquinaria dentro de un sistema.

Esos chicos y chicas que tantas veces se nos muestran desamparados, asustados, agobiados. Esos padres que tantas veces no saben cómo manejar los problemas con sus hijos. Esos compañeros que cada día tratan de dar lo mejor de sí.

Ahora me he dado cuenta que podría haber amado más

Porque ahora he entendido que ser profesor es aprender a amar. Porque no se produce aprendizaje valioso si no hay amor. El amor es lo que hace posible el aprendizaje. Y esta verdad suprema está por encima de todas y cada una de las leyes de educación vigentes. Presentes, pasadas y futuras.

Aunque ya he llegado a la edad de la jubilación, nunca dejaré de ser profesor. Porque nunca dejaré de aprender a amar. Siempre seré profesor. Hasta el mismo día de mi muerte seguiré siendo profesor. Y deseo que ese último día se produzca el aprendizaje supremo, la clase magistral, la gran lección.

Si volviera a nacer, volvería a ser profesor. Pero esta vez con más consciencia, con más agradecimiento y, sobre todo, con mucho más amor.

Si volviera a ser profesor, no esperaría a llegar a la edad de la jubilación para dedicar más tiempo a las cosas realmente importantes.

 

 

Juan José Rodríguez Terrón.

Catedrático de EF jubilado del IESO Gabriel García Márquez,

Tiétar, Cáceres. 12 de marzo de 2023

 

subir

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas.

Al continuar navegando en este sitio, se entiende que acepta nuestra Política de Cookies.

 

Información sobre cookies


Utilizamos cookies propias para asegurar el correcto funcionamiento de la web y cookies de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información, siga leyendo este apartado.

Qué son las cookies y para qué se utilizan

Una cookie es un fichero que contiene una pequeña información que es enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario. De esta manera, el sitio web puede recoger ciertos datos e informaciones sobre las acciones del usuario para así poder optimizar la navegación y ofrecerle servicios que complementen la experiencia de navegación.

Este sitio utiliza cookies cuando un usuario navega por el. Dichas cookies se asocian a un usuario anónimo y a su navegador. Las cookies permiten así a la web, reconocer a los usuarios que accedan a ella, con el único fin de asegurar el correcto funcionamiento de la misma y facilitar a éstos su navegación. En cualquier caso, el usuario puede configurar su navegador para que le avise de la recepción de cookies e impedir así su instalación. Siga leyendo para saber como.

Entre la información que almacenan estas cookies se encuentran: dato de aceptación de cookies, datos de sesión o datos referentes a la navegación intrínseca en el sitio web (páginas visitadas, opciones seleccionadas…etc)

Las cookies utlizan la información que guardan, para personalizar la navegación del usuario, por ejemplo, para poder recordar su login y password automáticamente, obteniendo de esta manera una navegación más rápida y fluida.

Tipos de cookies utilizadas

Podemos distinguir entre dos tipos de cookies en función de su permanencia: cookies de sesión y permanentes. Las cookies de sesión caducan una vez se cierra el navegador, sin embargo, las cookies permanentes se almacenan durante el tiempo definido por el sitio web, o bien hasta que se borren manualmente en el navegador.

En función del objetivo, las cookies que utilizamos son:

Qué ocurre si acepta las cookies

Si tiene las cookies activadas en su navegador, utilizaremos esa información para asegurar el correcto funcionamiento de la navegación a través del sitio. Por ejemplo, si es administrador, el sistema recordará por si solo su login y password, para evitar teclearlo cada vez que entre en el.

Que ocurre si desinstala o borra las cookies

Algunas funcionalidades de los servicios quedarán deshabilitadas como, por ejemplo, permanecer identificado, con lo que no funcionaría en acceso a los usuarios administradores, o no mostrar el aviso de aceptación de cookies.

Como desinstalar las cookies o rechazarlas en su navegador

Todos los navegadores actuales permiten cambiar la configuración de Cookies. Estos ajustes normalmente se encuentran en las ‘Opciones’ o ‘Preferencias’ del menú de su navegador. Lo que sigue a continuación es una pequeña ayuda sobre como actuar en cada navegador (únicamente se incluyen navegadores mayormente reconocidos)