Educarex

Junta de Extremadura
 
Acceso
 

Resultados de la búsqueda


Cargando resultados...


“Si me ofreciesen la sabiduría con la condición de guardarla para mí sin comunicarla a nadie, no la querría.”

Séneca (4 a. C. - 65) Filósofo y político romano

InicioTestimonios de una vidaAño 2018Antonio Tejero Aparicio

Antonio Tejero Aparicio

PDF

TESTIMONIO DE UNA VIDA

 

Finaliza un largo camino de 41 cursos escolares que inicié en 1977 con la ilusión que despertaba la llegada de la democracia, la construcción de un país nuevo, mejor y reconciliado con su pasado. Formé parte de los movimientos de renovación pedagógica en la Escuela de Verano de Extremadura, y con la aprobación de la LOGSE participé de la ilusión de cambiar el mundo a través de la Escuela.

He sido maestro rural y de ciudad, en el aula y en los servicios de apoyo a través de la radio cuando apenas había profesorado de inglés en las escuelas rurales extremeñas; tutor y especialista; Director del CEIP Miralvalle y Director General de Calidad y Equidad Educativa. He seguido, y a veces predicado, las más variadas propuestas pedagógicas: desde aquellos “programas renovados”, a la LOGSE y el constructivismo; del Functional- Notional Approach al Communicative Aproach; de las Tecnologías de la Información a las del Aprendizaje. Pero sólo comprendí el auténtico sentido de la escuela cuando descubrí las inmensas posibilidades de la biblioteca escolar. Entendí que los libros y la lectura no cambian el mundo, pero ayudan a ser mejores personas y ciudadanos con criterio. Que la cuenta de resultados de un colegio hay que medirla en términos de competencia lectora. Que hay tantos estilos y manera de enseñar como de aprender, solo se trata de encontrar la propia para despertar la capacidad de asombro, la emoción y el sentido de lo misterioso, eso que nunca acabamos de conocer.

Para justificar la necesidad de cambios tecnológicos solía decirse que si un maestro de principios del s. XX volviera al aula actual -  al contrario que un médico - no encontraría demasiadas diferencias con la escuela que él vivió y estarían como en casa con la vieja pizarra, pupitres y libros de texto. Siento disentir. No porque hoy dispongamos de PDI y tablets, sino porque el problema central de la enseñanza no son los medios tecnológicos sino las maneras de enseñar y aprender, las relaciones entre padres, maestros y alumnos, la clara distinción entre consumir tecnología y construir conocimiento; saber ser maestros de centro, sin dejar de ser maestros de aula. Así que un maestro de hace 100 años estaría hoy tan perdido como el médico del pasado que resucitara en medio de la junta facultativa de hospital. La sociedad ha cambiado y por ello hay que adaptar el ejercicio, la prudencia y el buen juicio a estos tiempos líquidos en los que la responsabilidad familiar de educar está diluida y no es solo la escuela quien instruye.

He asistido a muchas jubilaciones y siempre me ha llamado la atención la evocación agradecida a los padres. Hoy sé por qué. Porque al final de sus días en la escuela aquellos maestros y maestras no olvidaban quiénes eran y de dónde venían. Somos de hijos de familias que han luchado mucho para que podamos estar aquí, hijos del ascensor social de la escuela, hijos del anhelo de igualdad. Y sería bueno tenerlo en cuenta, porque solo así podemos hacer que la educación ayude a escalar los muros de la división social, a hacer ciertas las mismas esperanzas que pusieron en nosotros. Hemos vivido duros años de crisis, y sin embargo la cohesión social casi no se ha resentido en la educación extremeña. Y ha sido así en buena medida gracias al esfuerzo de maestros, equipos directivos, servicios educativos… y a que entre todos hemos logrado asentar y utilizar el capital de igualdad de que disponía nuestro sistema educativo (libros, bibliotecas, apoyos, orientación, comedores, aulas matinales…) para que se pudiera acceder y permanecer en el sistema educativo. Igualdad y Equidad  son las razones de ser de la escuela pública para la que trabajamos. Por ello, la profesión docente conlleva en algo más que enseñar, construye sociedad.

Mi gratitud a todos los compañeros/as, de los que aprendí y aprecié. En Cañamero, Telde, Ahigal, Plasencia, en la Consejería de Educación. Y a los de mis últimos 7 cursos en el CEIP Castra Caecilia. A todos deseo una buena travesía llena de aventura y conocimiento para llegar más lejos, más lejos del mañana que ya se acerca. Aunque, como decía el escritor británico L.P. Hartley, “el pasado es otro país y allí las cosas se hacen de otra manera”.


 

  • Imagen
  • Imagen
subir

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas.

Al continuar navegando en este sitio, se entiende que acepta nuestra Política de Cookies.

 

Información sobre cookies


Utilizamos cookies propias para asegurar el correcto funcionamiento de la web y cookies de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información, siga leyendo este apartado.

Qué son las cookies y para qué se utilizan

Una cookie es un fichero que contiene una pequeña información que es enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario. De esta manera, el sitio web puede recoger ciertos datos e informaciones sobre las acciones del usuario para así poder optimizar la navegación y ofrecerle servicios que complementen la experiencia de navegación.

Este sitio utiliza cookies cuando un usuario navega por el. Dichas cookies se asocian a un usuario anónimo y a su navegador. Las cookies permiten así a la web, reconocer a los usuarios que accedan a ella, con el único fin de asegurar el correcto funcionamiento de la misma y facilitar a éstos su navegación. En cualquier caso, el usuario puede configurar su navegador para que le avise de la recepción de cookies e impedir así su instalación. Siga leyendo para saber como.

Entre la información que almacenan estas cookies se encuentran: dato de aceptación de cookies, datos de sesión o datos referentes a la navegación intrínseca en el sitio web (páginas visitadas, opciones seleccionadas…etc)

Las cookies utlizan la información que guardan, para personalizar la navegación del usuario, por ejemplo, para poder recordar su login y password automáticamente, obteniendo de esta manera una navegación más rápida y fluida.

Tipos de cookies utilizadas

Podemos distinguir entre dos tipos de cookies en función de su permanencia: cookies de sesión y permanentes. Las cookies de sesión caducan una vez se cierra el navegador, sin embargo, las cookies permanentes se almacenan durante el tiempo definido por el sitio web, o bien hasta que se borren manualmente en el navegador.

En función del objetivo, las cookies que utilizamos son:

Qué ocurre si acepta las cookies

Si tiene las cookies activadas en su navegador, utilizaremos esa información para asegurar el correcto funcionamiento de la navegación a través del sitio. Por ejemplo, si es administrador, el sistema recordará por si solo su login y password, para evitar teclearlo cada vez que entre en el.

Que ocurre si desinstala o borra las cookies

Algunas funcionalidades de los servicios quedarán deshabilitadas como, por ejemplo, permanecer identificado, con lo que no funcionaría en acceso a los usuarios administradores, o no mostrar el aviso de aceptación de cookies.

Como desinstalar las cookies o rechazarlas en su navegador

Todos los navegadores actuales permiten cambiar la configuración de Cookies. Estos ajustes normalmente se encuentran en las ‘Opciones’ o ‘Preferencias’ del menú de su navegador. Lo que sigue a continuación es una pequeña ayuda sobre como actuar en cada navegador (únicamente se incluyen navegadores mayormente reconocidos)